Tomemos los Bancos

Creamos un Banco Popular controlado democráticamente

Tomemos los bienes y ganancias de los bancos privados más importantes, y depositemos esos fondos en un Banco Popular controlado democráticamente para inmediatamente:

  • ¡Financiar un programa de empleo masivo! Usar los bienes y ganancias de los bancos para darles a todos un empleo con salarios sindicales, derechos y beneficios. Derechos plenos para todos los trabajadores sin importar ciudadanía o estatus migratorio.
  • ¡Educación gratuita para todos! ¡Cancelar las deudas de préstamos estudiantiles! Financiar una educación gratuita y de calidad para todos, desde edad preescolar hasta la universidad.
  • ¡Poner fin a todas las ejecuciones hipotecarias y los desalojos! Abolir los pagos de intereses a los bancos – acceso a viviendas accesibles para todos.

Al tomar, o expropiar, los bienes y ganancias de los grandes bancos que pertenecen a los más ricos del uno por ciento y colocar esos bancos en un Banco Popular controlado democrática y públicamente, podemos tener una economía que sirva al 99%.

  • El caso para tomar o expropiar los bancos es sencillo. No incluye la expropiación de depósitos bancarios.
  • Los banqueros torpedearon la economía a través de su fraude, corrupción y actos criminales en su búsqueda de súper ganancias para los millonarios.
  • Millones de trabajadores perdieron sus empleos debido a la codicia de los banqueros. Los desempleados no hicieron nada malo. Ellos lo perdieron todo debido al control y las ganancias que el uno por ciento derivaba de los bancos.
  • Hoy en día, millones de familias pierden sus hogares porque los bancos los desalojan al no poder mantenerse al día con sus pagos de intereses e hipoteca. 
  • Millones de graduados universitarios no pueden pagar sus deudas estudiantiles por no poder encontrar empleos decentes debido a las acciones de los bancos, que destruyeron grandes partes de la economía.
  • Mientras que los bancos, finanzas y el crédito existan para enriquecer al uno por ciento, el 99% se volverá cada vez más pobre.
  • Al tomar los bancos y utilizar sus bienes para satisfacer las necesidades del 99% en lugar del uno por ciento, un programa masivo de empleos podría ser creado para que todas las personas puedan trabajar.
  • Al tomar los bancos,  podría haber un fin inmediato a todas las ejecuciones hipotecarias. Los banqueros no recibirían pagos de interés, pero las familias obreras podrían permanecer en sus hogares.
  • Al tomar los bancos y eliminar el afán de lucro del sistema de crédito, los préstamos estudiantiles se cancelarían automáticamente. La suma de los préstamos estudiantiles asciende a 1 billón de dólares. Eso es obsceno. La educación no debería ser un privilegio y fuente de ingresos para el uno por ciento. La educación debe ser gratuita y un derecho garantizado para todos los jóvenes.
  • El control que el uno por ciento tiene sobre los bancos y el crédito no es el resultado de un mandato divino. ¿Por qué debería estar en las manos de los súper ricos una palanca tan esencial de la economía moderna? ¿Por qué debemos tolerar un sistema que permite a un puñado de banqueros acumular fortunas y ganancias superiores a las de los peores déspotas y monarcas de la Europa medieval?
  • Al crear un Banco Popular, con los libros abiertos y bajo el control democrático y la administración del 99%—entre ellos los representantes de las comunidades locales y organizaciones vecinales; familias trabajadoras, estudiantes y jóvenes; funcionarios electos; sindicatos; pequeños empresarios; organizaciones ambientales entre otros—podemos comenzar el proceso de reorganización de la economía para satisfacer las necesidades humanas.
  • Los bancos, al igual que todas las empresas, no son personas.  Son entidades de papel, que solamente existen por que las leyes y la sociedad se los permite. No tienen derechos inherentes e inalienables, ni siquiera el derecho a existir. Hoy en día, existen para maximizar la riqueza del uno por ciento. Nosotros decimos que la función de los bancos debería ser maximizar el bienestar de la sociedad —del 10%. Ya que los bancos no tienen derechos, no hay nada de malo —de hecho existen beneficios que alterarían la vida —en tomar la función bancaria y ponerla bajo el control democrático.

Content may be reprinted with credit to LiberationNews.org.

Powered by Convio
nonprofit software